Qué visitar en Nápoles

A primera impresión Nápoles puede resultar tan divertida como caótica al mismo tiempo. De hecho, es una ciudad de contrastes - un patrimonio cultural impresionante envuelto en un nivel casi surrealista del ruido y humo del tráfico, calles escuálidas corren al encuentro de avenidas bordeadas de palmeras, en un minuto te puedes sentir como en el norte de África, y poco después muy próximo a Europa del Norte.

Qué visitar en Nápoles

Cuando abraces el color, sonidos, olores, sabores y la pura vitalidad de esta ciudad en ruinas sentirás que podrías quedarte más tiempo. Si planeas quedarte unos días vale la pena saber que puedes reservar buenos apartamentos en Nápoles como una mejor alternativa a un hotel.

Qué ver en Nápoles

Palazzo Donn'Anna

No se puede entrar, pero de todos modos hay que ir a verla. En su fantástico marco frente al mar, el Palazzo Donn'Anna se desmorona tranquilamente, y aunque nunca fue completado, es extrañamente bello. Como cabe esperar de un edificio tan especial, tiene una historia igualmente especial. Fue pensado como un regalo de boda de Ramiro Guzmán, el virrey español de Nápoles a su amada Anna Carafa - de quien el palacio toma su nombre. Sin embargo, años más tarde Guzmán le partió el corazóna a su esposa cuando la dejó en Nápoles para marchar a España en 1644. Anna murió poco después. El espléndido arquitecto, llamdo Cosimo Fanzago, renunció al proyecto siendo éste el final del mismo. Ahora tiene una apariencia un poco triste, pero es innegable su grandeza incluso mientras se desintegra lentamente.

Pompeya, Herculano y Vesubio

Del mismo modo que no puede visitarse Nápoles sin comer pizza, realmente no se debe visitar sin ver Pompeya y Herculano y admirar el Vesubio. Todo el mundo seguramente sabe la historia de los dos pueblos sumidos como consecuencia de la erupción del volcán Vesubio y ambos son dignos de su tiempo - es posible combinarlos en un viaje de un día (largo) o dedicar un día a cada uno. Mientras que Pompeya es la más famosa, son muchos los que te dirán que Herculano es más interesante debido a su inferior escala y el hecho de que varios de los artefactos permanecen en sus ubicaciones originales. Si sólo se tiene tiempo para Pompeya debes complementar tu experiencia con una visita al Museo Arqueológico Nacional para ver los objetos rescatados del sitio.

Piazza del Plebiscito

La Piazza del Plebiscito es una de las vistas más espectaculares de Nápoles. Al mirar hacia el oeste somos recibidos por el enorme Chiesa di San Francesco di Paola, una copia del Panteón de Roma; la parte más antigua del Palacio Real se puede ver hacia el este. Al noroeste se sienta el Castel Sant'Elmo y Certosa di San Martino. Después de observar el panorama debe seguirse la tradición de la Piazza del Plebiscito que es estar de pie con la espalda mirando hacia el Palazzo Reale, cerrar los ojos y tratar de caminar entre los dos caballos de bronce. Puede parecer fácil, pero lo más probable es que tengas que luchar por la suave pendiente de la plaza.

Qué visitar en Nápoles

Capella Sansevero

La razón principal para llegar a esta Capilla es ver una escultura de mármol verdaderamente digna de la descripción "realista". El Cristo Velado en el centro de la Capella Sansevero fue tallada por Giuseppe Sanmartino en 1753. Cristo se representa tumbado bajo un velo muy delgado, con sus rasgos faciales, corporales y heridas por la crucifixión visibles a través de la tela creando un efecto visual increíble. Es imposible no maravillarse ante la habilidad requerida para producir una escultura de este tipo.

San Lorenzo Maggiore

Si bien la gran mayoría de los lugares de interés turísticos en Nápoles están por encima del suelo, al igual que Roma, la ciudad tiene un montón de ruinas bajo la superficie - el mejor del conjunto es el área debajo de la iglesia de San Lorenzo Maggiore. Aquí pueden verse los restos de un mercado romano - y el nivel de conservación del lugar es extraordinario - se pueden ver escaparates con paredes y techos aún intactos. No sólo eso, se puede visitar una lavandería romana y una panadería que contiene un horno muy similares a los utilizados hoy en día para la pizza napolitana. También hay ruinas griegas en la iglesia. Es una experiencia emocionante, pero fría, así que acuérdate de abrigarte allí abajo.

Certosa di San Martino

Esta fabulosa cartuja es un impresionante ejemplo de la arquitectura barroca y alberga el Museo Nazionale di San Martino. El edificio fue originalmente un monasterio cartujo, que abrió sus puertas en el siglo 14, pero fue alterado de manera significativa en los siglos 16 y 17. La iglesia y las habitaciones a ambos lados contienen una gran cantidad de pinturas de algunos de los más grandes artistas que Nápoles produjo en el siglo 17; Giuseppe de Ribera, Battista Caracciolo, Francesco Solimena y Massimo Stanzione. El Sezione Navale cuenta la historia de la marina Bourbon 1734-1860 y cuenta con una pequeña colección de increíbles barcazas reales. El Sezione Presepiale contiene belenes napolitanos excepcionales de los siglos 18 y 19. El Quarto del Priore en el ala sur contiene la mayor parte de las obras.

Lugares que visitar en Nápoles

Piazza Trieste e Trento

De largo este es el lugar para ver y ser visto por los pioneros de la moda y los imitadores, pero también es una visita obligada para todos los turistas que visitan Nápoles. En verano, puedes refrescarte con un granizado de limón del Acquaiolo (punto de venta de bebida con hielo) y las vistas de la plaza incluyen el Teatro San Carlo, Palazzo Reale y el famoso Caffè Gambrinus de Nápoles.

Iglesia de Santa Maria del Carmen

Este edificio de Nápoles también tiene un pasado trágico; la leyenda relativa a esta antigua iglesia se remonta a 1268. Todo comenzó cuando Conradin de Suabia fue acusado de intentar destituir a Carlos I de Anjou del trono. Su madre, Elisabeth de Baviera, tuvo un intento desesperado para recolectar el dinero necesario para comprar la libertad de su hijo, pero no lo logró a tiempo y su hijo fue ejecutado en la plaza. La madre de Conrad fundó la Iglesia para el bien del alma de su joven hijo, así como un lugar de descanso para sus restos, donde permanecen hoy.

Monte Nuovo

Los locales debieron sorprenderse enormemente cuando una montaña irrumpió en el paisaje al oeste de Pozzuoli en 1538. La zona había comenzado a experimentar un alto nivel de actividad sísmica varios años antes y la gente comenzó a notar que la tierra entre el Lago d'Averno, Monte Barbaro y el mar estaba subiendo. Sin embargo, no estaban preparados para la gran entrada del Monto Nuovo que llegó a las 8 de la tarde en el 29 de septiembre de 1538, cuando apareció una grieta en el suelo, no lejos del antiguo asentamiento romano de Tripergole. Una mezcla volátil de piedra pómez, fuego y humo estalló y continuó sacudiendo durante seis días. Cuando se aclaró el aire un nuevo pico de 134 metros había surgido para convertirse en la montaña más nueva de Europa. Hoy en día es un lugar ideal para dar un paseo o hacer un picnic relajante, estar lejos de las multitudes y ahora forma parte de una pacífica reserva natural.

Via Chiaia

Esta calle peatonal es otro lugar clásico dónde observar a la gente en Nápoles y es especialmente popular en las noches. El Palazzo Cellamare del siglo 16 también se encuentra aquí - entre sus antiguos huéspedes se incluyen a Goethe y Casanova. En el extremo oeste de la calle, un puente construido en 1636, conecta las colinas de Pizzofalcone y Mortella.

Villa Comunale

Esta larga franja costera estaba reservada originalmente para la realeza de los Borbones. Anteriormente conocido como el Passeggio Reale (Calzada Real), a los simples mortales sólo se les permitía pasear a través de ella, el 8 de septiembre para la Festa di Piedigrotta. Finalmente se abrió de forma permanente al público en 1869. La Villa Comunale divide la Riviera di Chiaia de Via Francesco Caracciolo y el mar y cuenta con un club de música, club de tenis, el acuario de la vendimia y con múltiples fuentes.

Anfiteatro Flavio

El Anfiteatro Flavio es el tercer anfiteatro más grande y solía tener la capacidad de acoger a más de 20.000 espectadores que llegaban allí tanto para ver el simulacro de batallas navales de Italia (tiempo durante el cual el estadio fue a veces inundado para establecer el escenario) y por supuesto también, para divertirse viendo a los Cristianos siendo perseguidos por leones. Para ver las partes mejor conservadas del estadio dirigirse bajo la arena principal. Los ingenieros de la época crearon complicados sistemas mecánicos para subir las jaulas de los animales enjaulados a través de las aberturas superiores. Un famoso incidente se produjo en el año 305 - siete mártires Cristianos fueron arrojados a los leones por el emperador Diocleciano. Ellos sobrevivieron, sólo para ser posteriormente ejecutados. Uno de los siete era San Gennaro, el santo patrón de Nápoles.

Teatro San Carlo

Los aficionados a la ópera se reúnen en San Carlo para experimentar uno de los mejores teatros de ópera de Italia, que es además la más antigua casa de ópera activa en Europa. Entre los ex directores se incluyen Rossini y Bellini y también ha sido sede de los estrenos de varios de los más grandes artistas del mundo, tales como Luisa Miller y Lucia di Lammermoor.

Qué hacer en Nápoles

La Pignasecca

Para vivir una experiencia para todos los sentidos dirígete hacia el mercado de calle más antiguo de Nápoles. La Pignasecca tiene puestos llenos de mariscos, quesos, vino y productos frescos. Puedes tomar un bocado comiendo en Friggitoria Fiorenzano antes de hojear las gangas en perfumes y textiles (y otros muchos baratos productos de diseño falsos).

Vino en el A Pigna d'Uva

Podría parecer un bar improvisado en el garaje de un vecino, pero esta enoteca raída es muy querida por los locales de Nápoles. Aquí puedes encontrar el vino más barato de la ciudad. Además, es un lugar estupendo para disfrutar del ambiente del barrio, con un elenco ecléctico de clientes habituales que abarcan desde artistas y cantantes a intelectuales y empresarios.

Tomar helado en Nápoles

Al igual que con la pizza, los napolitanos son buenos tomadores de helado. La mayoría de las heladerías tienen una amplia gama de sabores que se dividen en helados de crema y variedades de fruta. Los favoritos entre los locales incluyen stracciatella (helado de nata con trozos de crujiente de chocolate), nocciola (avellana) y el clásico fragola e limone perenne (fresa y limón). Gay-Odin es ampliamente reconocido como la mejor gelaterie en Nápoles con los mejores sabores de chocolate de la ciudad; probablemente debido al hecho de que en realidad es una fábrica de chocolate. Lo encontrarás en el Centro Histórico de la ciudad.

Museo de Arte Contemporáneo Donna Regina Napoli

Hasta el año 2005, en Nápoles se echaba en falta una importante galería de arte contemporáneo - pero todo esto cambió con la apertura de dos galerías financiadas públicamente, PAN y MADRE. Ubicada en un palacio magníficamente restaurado, MADRE consta de un área de exposición principal en la planta baja y tres pisos superiores de habitaciones más pequeñas comunicadas entre sí. La primera planta contiene instalaciones de artistas internacionales como Jeff Koons y Richard Serra; puntos destacados incluyen el espacio azul ligeramente endiablado de Anish Kapoor y la obra de espejos de Rebecca Horn. Los pisos superiores albergan exposiciones temporales y hay un bar bastante bueno y un restaurante también.

Pedir un Sfogliatelle

Otro clásico napolitano que no puede faltar para desafiar a tu cintura, es el "sfogliatelle". Hecho de capas de hojaldre con un relleno de queso ricotta azucarado. En general, existen dos tipos - uno con un exterior escamoso (aún más sabroso pero más difícil de hacer) y otro con una corteza exterior lisa (muy delicioso también). Mientras que es un clásico desayuno para los napolitanos, en verdad son buenos en cualquier momento del día y no demasiado dulces.

Qué conocer en Nápoles

Galeria Toledo

Si quieres deleitarte con espectáculos experimentales o independientes puedes dirigirte a este culto teatro en el Quartieri Spagnoli. Podrás ver una obra de teatro, escuchar tocar a una banda en vivo y muchas veces también ver una película - por el momento no disponen de servicio online, así que llamar por teléfono para reservar las entradas y recogerlas en taquilla media hora antes del espectáculo.

Pizzeria Da Michele

Esta es la pizzería más famosa y antigua de Nápoles, ni más ni menos que del 1.870. Además de ser un lugar cómicamente anticuada y simple, incluso un local algo oscuro, sólo se pueden pedir dos tipos de pizza - Margherita (tomate, albahaca y mozzarella) y marinara (tomate, ajo y orégano). Pero aquí presumen de ser el horno que mejor prepara estas pizzas, y naturalmente, están increíbles. Te aseguran de que no te quedarás suspirando por el jamón y la piña.