Qué visitar en Munich

Cargada de historia y repleta de museos, castillos y fiestas de temporada, a diferencia de cualquier otro lugar del mundo Munich es realmente una ciudad diferente a cualquier otra. Desde el Oktoberfest y los Jardines de la Cerveza de Munich, al castillo de hadas de Neuschwanstein, a continuación encontrarás un listado de cosas qué hacer en Munich.

Qué visitar en Munich

Qué ver en Munich

Neuschwanstein y Ludwig II

En su exterior, una visión idealizada del castillo de un caballero y en su exterior, un homenaje a las óperas de Wagner... Neuschwanstein fue el proyecto más ambicioso del Rey Ludwig II (Luís II de Baviera). Durante el mismo período, se encargó de Linderhof y Herrenchiemsee, dos castillos de estilo francés. Más de 50 millones de visitantes han admirado estos castillos de cuento de hadas, ya que fueron construidos por el tímido y huraño Rey Loco, conocido en el mundo. En Neuschwanstein, en particular, no parece haber ninguna temporada baja. Una excursión desde Munich hacia Füssen en el Schwangau es una experiencia inolvidable.

Oktoberfest

Con más de seis millones de visitantes, más de cinco millones de litros de cerveza, 200.000 pares de salchichas de cerdo y 100 bueyes asados - el Oktoberfest de Munich es la feria popular más grande en el mundo. A los pies de la estatua de Bavaria, un campo enorme, el Theresienwiese (Wisen para abreviar), se transforma en un parque de atracción turística con filas de tiendas ambulantes de cerveza operadas por las cervecerías tradicionales, y una variedad de vendedores de corazones de pan de jengibre, pollo asado y pretzels frescos. Durante 16 días, los visitantes y lugareños, algunos con trajes tradicionales, disfrutan de la juerga de Baviera.

Jardines de la Cerveza "Beer Gardens"

En verano, el "alimento líquido" de Baviera se sirve en los jardines de cerveza. Y el verano no oficial durante la Cuaresma comienza en marzo, cuando las cervecerías inician la comercialización de sus cervezas bock como Salvator, Maximator o Triunfador. Si lo tuyo es la cerveza, esta experiencia es para ti. Prueba a sentarte en un banco de madera bajo los castaños en una fresca noche de verano disfrutando de un MaB (un litro) de cerveza mientras te deleitas con el rico aroma de las salchichas de cerdo asándose o el pescado a la parrilla. Para muchos, este es el verdadero regalo de Munich.

Schloss Nymphenburg

Para celebrar el nacimiento de su hijo en 1664, el príncipe elector Fernando María y su esposa Enriqueta Adelaida de Saboya encargaron a Agostino Barelli la construcción de un palacio de verano al oeste de Múnich. El edificio anexo y las alas se añadieron a partir del 1701 en adelante. Los jardines históricos en la parte trasera del palacio invitan a un agradable paseo. A lo largo de 300 años, el jardín ornamental original se expandió a un vasto conjunto que comprende un jardín barroco, un sistema de canales y pequeños pabellones dispersos por todo el parque.

Qué visitar en Munich

Olympiapark

En preparación para los Juegos Olímpicos de 1972, unos antiguos terrenos de campos de aviación fueron transformados en una Villa Olímpica. El Parque Olímpico está compuesto por una piscina cubierta, una pista de hielo, la zona residencial, lagos, senderos para bicicletas, salas de conciertos, restaurantes y por supuesto su majestuoso estadio olímpico. El estadio olímpico fue construido por Günther Behmisch, Frei Otto & Partners. Lo hicieron mundialmente conocido debido al diseño del techo de su carpa (estilo tienda de campaña), con una concepción muy futurista, pensada para tener continuidad en el tiempo. El Olympiapark es considerado una obra maestra de la arquitectura moderna.

Marienplatz

Desde que Enrique El León se encargara de transformar Marienplatz (Plaza de María) en el centro de Munich, este sigue siendo el corazón de la ciudad hoy en día. Aquí es donde el Neues Rathaus (Nuevo Ayuntamiento) se encuentra, hasta donde llegan las principales líneas de transporte público y el lugar dónde los habitantes y visitantes pasean, admiran el arte de las calles o se sientan en los restaurantes y cafés que bordean la plaza. La zona peatonal comienza en el extremo occidental de la plaza; el elegante WeinstraBe y TheatinerstraBe conducen fuera desde el norte; hacia el este se encuentran la Isartor y MaximilianstraBe y al sur el Viktualienmarkt.

Qué hacer en Munich

Deutsches Museum

El Deutsches Museum, fundado por Oskar von Miller en 1903, se encuentra en una isla formada en la ribera del río Isar, en un edificio que data de 1925. Recorrer el museo más grande del mundo de la tecnología y la ingeniería resulta toda una proeza - sólo una fracción de las exposiciones pueden ser vistas en un solo día. El mejor enfoque es planificar su visita con antelación.

Kunstareal o Distrito del Arte de Múnich

Este distrito de museos comprende las tres pinacotecas de la ciudad (Alte Pinakothek, Neue Pinakothek y Pinakothek der Moderne), la Gliptoteca, la Staatliche Antikensammlungen o Colección estatal de antigüedades (ambos museos especializados en arte griego, etrusco y romano), la Lenbachhaus, el Museo Brandhorst (una colección privada de arte moderno) y varias galerías de arte de los alrededores.

La Alte Pinakothek fue fundada por Ludwig I, designado por Leo von Klenze e inaugurado en 1836. Alberga las colecciones de los duques de Baviera, de electores y reyes, así como los tesoros de los monasterios disueltos. Hoy, el museo cuenta con obras maestras de valor incalculable del arte del siglo 14 al 18.

Qué conocer en Munich

Starnberg

El Starnberger See o Lago Starnberg es posiblemente el lago más popular y destacado de Munich. Localizado en Baviera, se encuentra muy cercano a las puertas de la ciudad. Es el lago más grande de la región y el quinto de Alemania - mide 21 km de norte a sur y entre 3 y 5 km de oeste a este, teniendo una superficie total de 56 km² - y ofrece puntos atractivos para el baño, para hacer vela y surf. Los miembros de la nobleza construyeron sus residencias de verano aquí; la Emperatriz Elisabeth (Sisi) pasó sus veranos en Possenhofen, mientras que su primo Luis II residió en Berg. La mejor manera de experimentar el lago es tomar un paseo en un barco de vapor.

Residenz

Situado en el corazón de la ciudad, esta antigua residencia de los Reyes de Baviera y hogar de la dinastía Wittelsbach hasta 1918 se transformó gradualmente de un castillo rodeado de agua en 1385, a un extenso complejo con siete patios. Entre todo ello, destacan la Sala de Antigüedades (el Antiquarium), la sala más grande de estilo Renacentista, los interiores del período Rococó del siglo 17 y el edificio eKönigsbau, de estilo Clásico de Leo von Klenze. El complejo también cuenta con colecciones especiales como la recopilación de vestimentas de la iglesia, la plata y la porcelana de los siglos 18 y 19.