Qué visitar en Bruselas

Qué hacer en Bruselas

Bruselas viste tres impresionantes sombreros que son la capital de Flandes, Bélgica y Europa. Comenzó su vida como fortaleza, luego se convirtió en una plaza de mercado y, finalmente floreció en el centro económico, político y social de la capital de Flandes. Hay mucho que ver y disfrutar en la ciudad.

Qué visitar en Bruselas

Visitar el Grote Markt o Grand-Place

La Grand-Place, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es el principal atractivo turístico de la ciudad de Bruselas, aunque sus inicios fueran menos glamourosos. El área comenzó siendo sólo un banco de arena cenagosa entre dos arroyos, conocidos como "sella broek" que dio a Bruselas su nombre. El banco de arena se regeneró y se convirtió en "Niedermerckt" (mercado menor) donde se vendían textiles ingleses y franceses, vinos franceses y cerveza alemana.

En la Edad Media fueron construidas casas de madera alrededor del mercado y en el siglo 14, familias ricas de Bruselas iniciaron la construcción de mansiones de piedra que condujeron al desarrollo del mercado en el centro administrativo comercial principal. El ayuntamiento se produjo en 1402 y en ese momento también era un centro político. El lugar recibía duques, realeza y emperadores, pero la plaza era también el sitio donde se llevaban a cabo las ejecuciones.

Hoy en día la Grand-Place es una hermosa, cubierta de adoquines medievales, plaza de mercado principal de Bruselas. Es un gran lugar para pasar el rato y disfrutar de las elegantes casas gremiales en sustitución de todas las casas de madera. Muchos han admirado su belleza incluyendo Victor Hugo y Baudelaire que quedaron hechizados por su atractivo y encantador aspecto.

Hay un mercado de flores todos los días entre marzo y octubre y a menudo lo acompañan de conciertos y un espectáculo de luces en la noche.

Cada dos años, durante la tercera semana de agosto, los cultivadores de begonia belgas decoran la plaza del mercado, con una hermosa alfombra de flores utilizando alrededor de 750.000 begonias. Los visitantes son recibidos con 2,9 km2 de un impresionante tapiz vegetal que representan un tema.

La plaza es el lugar donde se vive el negocio todos los días con una ráfaga de bares y cafeterías que son un magnífico ejemplo de la cultura superior del café de calidad.

Qué ver en Bruselas

Ver el Hôtel de Ville - Ayuntamiento

Durante la visita a la Grand-Place no puede quedar olvidado ver el gótico Hôtel de Ville. Su origen se remonta a 1402 y es la sede del gobierno civil. Es un bonito edificio con ventanas de arco, torres y adornado con esculturas, incluyendo San Miguel matando una diablesa. Si te sientes con energía, puedes subir a lo alto de la torre Brabantine, una torre gótica de 96 metros y disfrutar de las impresionantes vistas sobre la ciudad.

Qué visitar en Bruselas

Fotografia con el Manneken-Pis - también "El niño que mea" o "Petit Julien"

El descarado y mofletudo Manneken-Pis es un personaje importante dentro del folklore de Bruselas. Probablemente sea la estatua más fotografiada de Bruselas, todo y medir tan sólo 60 cm de altura. Fue diseñada por Jerome Duquesnoy y es una pequeña estatua de metal de un niño desnudo orinando, siendo el orificio del pene la fuente de agua que cae al cuenco. Por lo general, el niño se muestra desnudo pero en ocasiones se le han hecho trajes a medida y ya dispone de un impresionante vestuario de 600 trajes que se muestran en la Maison du Roi.

Visitar Maison du Roi o Broodhuis - Museo de la Ciudad

El nombre francés de Maison du Roi se traduce como "la Casa del Rey", pero aunque el edificio es una obra maestra ricamente ornamentado, no hubo realeza alguna que viviera allí. En flamenco se le llamó "La Casa del pan" porque la casa remplazó el Mercado del pan de la ciudad que había estado allí durante cientos de años.

Este museo está dedicado a la historia de Bruselas, y si ya has visto el Manneken-Pis, en este lugar podrás echar un vistazo a su vestuario. La historia de Bruselas se cuenta en tres plantas desde la Edad Media hasta la fecha.

Ver el Museo del Cómic de Bruselas

¿Sabías que Bélgica tiene más artistas del cómic por kilómetro cuadrado que cualquier otro país? Si te gusta los dibujos animados, es posible que desees apreciar este museo dedicado al mundo del Cómic. Se encuentra en la Waucquez Warehouse, una obra maestra en sí misma, diseñada por el arquitecto Art Nouveau, Victor Horta. Serás transportado a un intrépido viaje que todo artista de cómic tiene que hacer desde el concepto hasta la tienda. Hay más de 5.000 dibujos originales y una sección entera del famoso personaje heróico de dibujos animados de Bélgica - Tin Tin.

Por cierto, se puede ver seis murales de dibujos animados dramáticos, sorprendentes y divertidos pintados en los extremos de los tejado alrededor de la ciudad. Estos fueron encargados por la propia ciudad.

Ir al Parque Heysel y el Atomium

El Parque Heysel, situado en el oeste de Bruselas, está dedicado a la recreación y el ocio. En 1985, la Copa de Campeones de Europa tuvo lugar en el estadio Heysel donde murieron varios espectadores. Desde entonces, ha sido rediseñado y rebautizado Stade Roi Baudoin (Estadio del Rey Baudoin).

Uno de los aspectos más destacados del parque es el Atomium. Se trata de una magnífica figura de 102 metros de alto de un átomo hecho de cromo y acero diseñado por André Waterkeyn. Para realmente apreciar esta estructura, tómate tiempo para contemplar y disfrutar de su inmensidad.

Fue erigida para la Exposición Universal de 1958 para simbolizar una nueva "edad atómica". Es una representación exacta de una molécula de hierro que se ha magnificado 165 mil millones de veces. Se compone de nueve esferas de acero de 18 metros de diámetro conectados entre sí donde en cada uno de ellos se hacen exhibiciones.

Probablemente sea más impresionante por fuera que por dentro, pero un elevador de alta velocidad con techo de cristal lleva a los visitantes a la cima en sólo 23 segundos donde se puede parar a tomar una cerveza y un aperitivo, disfrutando de las vistas para luego tomar las escaleras mecánicas hacia abajo parando en los distintos ámbitos.

Visita la Europa en miniatura

Al lado del Atomium se encuentra el Bruparck, un parque de ocio de 25 hectáreas llenas de diversión y atracciones. Esto incluye un complejo con 27 cines llamado Kinepolis, todos ellos con pantallas Imax, un planetario y un parque acuático llamado L'Oceade con unos cuantos restaurantes en 'The Village'.

Visita la Basílica del Sagrado Corazón

Esta iglesia de estilo Art Decó es la quinta iglesia más grande del mundo, ubicada en el municipio de Koekelberg en Bruselas. Sus impresionantes dimensiones (89 metros de altura y 167 metros de longitud) tienen vistas al Parc Elisabeth. A pesar de que sigue el modelo de la basílica del Sacré Coeur en París, está hecho de hormigón, piedra arenisca y ladrillo rojo y a diferencia del original, no es de blanco reluciente. King Leopold decidió construirla en 1902 y se colocó la primera piedra en 1905, y no fue hasta el 1971 que se terminó, a tiempo para conmemorar el 75 aniversario de la independencia de Bélgica.

La plataforma de la cúpula, que tiene un diámetro de 33 metros, ofrece una excelente vista sobre Bruselas y sus alrededores.

Qué conocer en Bruselas

Visitar el Museo Real de Bellas Artes

Esta atracción trata, de hecho, de dos museos. El Museo de Arte Antiguo fundado por Napoleón es particularmente conocido por su exhibición de las grandes obras de Flandes. El otro es el Museo de Arte Moderno. Esta parte se añadió en 1984 y consta de ocho plantas, muchas de las cuales están bajo tierra. Entre ellas, se ofrecen más de 600 años de obras de arte que comprenden pinturas, esculturas y dibujos.

Ir de compras por Bruselas

Una ciudad sin descanso no estaría completa sin un lugar de compras. Los amantes de las antigüedades deben descender sobre el mercado de antigüedades en la Place du Grand Sablon, donde en la plaza y a través de las calles que surgen de ella, el más exigente apasionado de las antiguedades puede encontrar esa pieza especial. Rue de la Paille, Rue des Minimes y Rue de Rollebeek son particularmente interesantes.

Bruselas tiene su propio mercado de segundas oportunidades - el Jeu de Balle Flea Market. Es interesantes hurgar en él en busca de gemas, buenas gangas y muebles de época de segunda mano.

Comprar chocolate belga es algo obligado durante el viaje a Bruselas. Para encontrar bombones ir a la Chocolatier Mary, para una experiencia del té visitar Wittamer y para una tienda de ostentosidades excepcionales acercarse a Pierre Marcolini. Algunos chocolates llevan incrustaciones reales, pero comestibles, doradas.

Si te apasiona el diseño de moda no puedes perderte las galerías. Hay tres galerias: Galeries Saint Hubert, Galeries du Roi y Galeries de la Reine. Vale la pena entrar aunque sólo sea para echar un vistazo al increíble techo de cristal.